Sobre la homosexualidad

Bandera homosexual

La homosexualidad es la atracción sexual o romántica o el comportamiento sexual entre miembros del mismo sexo o género. Como orientación sexual, se da exclusivamente hacia personas del mismo sexo.

Junto con la bisexualidad y la heterosexualidad, conforma las tres categorías principales de orientación sexual. Los científicos no están de acuerdo en qué hace que una persona desarrolle una orientación sexual en particular, aunque la teoría general es que se debe a una combinación de influencias genéticas, hormonales y ambientales. A pesar de la visión que tienen algunas personalidades religiosas acerca de la homosexualidad, que la observan y condenan como algo innatural, las investigaciones muestran que se trata de una variación normal y natural de la sexualidad humana y que no supone una fuente de efectos psicológicos negativos. De hecho, muy pocas personas no experimentan una sensación de elección con respecto a su orientación sexual.

Los términos más comunes para denominar a las personas homosexuales es “gay”, aunque para las mujeres también se suele emplear la palabra “lesbiana”.

Una de las primeras disciplinas que estudió la homosexualidad fue la psicología, clasificada en 1880 como una enfermedad o una práctica sexual anormal, aunque en las últimas dos décadas del siglo XIX ya comenzó a definirse como una orientación sexual estable. El consenso general es que las atracciones, sentimientos y comportamientos sexuales del mismo sexo son variaciones normales y positivas de la sexualidad humana, y que no está relacionada con problemas mentales o sociales. En cualquier caso, son los estigmas que se asocian con esta orientación sexual los que tienen consecuencias emocionales negativas sobre las personas. Una de ellas es negar que las personas gays pueden llevar vidas satisfactorias, así como mantener relaciones estables y formar familias, de la misma forma que las personas heterosexuales.

Afortunadamente, la aceptación de la homosexualidad en la sociedad es cada vez mayor y las parejas y familias formadas por personas del mismo sexo pueden disfrutar cada vez más de los mismos derechos que las parejas heterosexuales, aunque aún existen países en las que el matrimonio entre personas del mismo sexo no es legal, y otros en los que la homosexualidad se sigue considerando un delito castigado incluso con la pena de muerte.

En este aspecto, la visión que se tiene de la sexualidad varía significativamente de una cultura a otro y especialmente con respecto a la religión.

El comportamiento homosexual no es exclusivo de los humanos. Son numerosas las especies en las que se observa actividad sexual con miembros del mismo sexo, entre otros comportamientos. Algunos investigadores cifran esta cantidad en unas 1500 especies en todos los órdenes animales, de las cuales 500 han sido bien documentadas.